Una de Jaimito

Aquella tranquila mañana de cielo azul y agradable temperatura, demasiado suave para ser de febrero, todo era calma y sosiego en el barrio residencial de La Alameda, nada hacía presagiar el tremendo desbarajuste que se iba a producir. Todo empezó a las diez de la mañana en un sexto piso de una de sus muchas torres, allí vivían los protagonistas de la inquietante historia: un matrimonio mayor, alrededor de los ochenta, y su hija.

-Buenos días a todos y adiós que llego tarde a mi entrevista.

-Hija, siempre vas con la hora pegada y sin desayunar.

-Mamá, no empieces con tus sermones, llego a tiempo y ya tomaré algo por ahí.

-Hola a todas. ¿Habéis dormido bien? Yo, como un bebé, tengo mucha suerte con mis ochenta años largos y dormir así, me encuentro como un chaval.

-Vamos, marido, para eso te haría falta un oído nuevo.

-Tienes razón, eso me martiriza, además el “zonotote” no me sirve para nada ya.

-Sí, es una lástima pero, a pesar de eso, no dejes de usarlo, oyes mejor. Vamos a desayunar porque tengo que salir.

-Yo no saldré hoy, estoy terminando un libro sensacional.

-Me parece bien, te quedas de amo de casa.

Desayunan haciendo comentarios sobre temas intrascendentes, no demasiados porque, para hacerse entender, ella tiene que gritar de manera desagradable y a él entonces el célebre aparato le resulta insoportable por los ruidos que hace.

-Me marcho ya, procura estar pendiente de la puerta y el teléfono.

-Está bien, te acompaño. ¿Tardarás mucho en volver?

-Olga llegará antes, pero yo tardaré un poco más, la conferencia empieza a las doce y tengo que ir al centro.

– ¿Qué tema trata?

-Un clásico: “la violencia de género”, pero dice que visto con ojos nuevos.

Se despiden en el rellano con un cariñoso beso y él entra en casa dispuesto a leer y a disfrutar de ello. Mientras se prepara para hacerlo se dice: “son admirables las mujeres, además de esas pesadas tareas, que aburren y fatigan a un elefante, tienen humor para ir a una conferencia, son diferentes a los hombres que, como decía mi madre, solo sabemos hacer un oficio”.

Al fin abre su libro, empieza a leer y se olvida de todo lo que le rodea.

Olga regresa a casa contenta, la entrevista ha sido un éxito, ella tiene un buen trabajo, pero sus aspiraciones no tienen límite, quiere cambiar y mejorar. Está casi llegando a casa cuando se le ocurre comprar pasteles y vuelve a bajar. Sube y no puede abrir la puerta. ¿Qué ha podido pasar? Al poco se hace la luz, su padre dejó la llave puesta por dentro, horror de los horrores.

Empieza a golpear la puerta sin piedad. Nada, no la oye. Coge el teléfono móvil y lo deja sonar hasta agotar la batería. Nada. Llama desde el fijo de una vecina hasta cincuenta veces seguidas. Nada.

Se asusta, ha podido repetirle a su padre la angina de pecho y avisa al SAMUR. Casi al mismo tiempo que él llega su madre, que se impresiona al ver además tres coches de policía, dos de bomberos y dos ambulancias.

El caso les había parecido de importancia. La gente, curiosa ella, empieza a reunirse ante el edificio y lanza los juicios más disparatados.

-¿Qué ha pasado? pregunta la mayoría. Y he aquí las respuestas.

-Nada, los peruanos del cuarto, si estaba cantado, esto tenía que pasar, pero como a las mujeres no nos hacen caso.

-Pero al final, ¿qué ha sido?.

-Es que no tenía arreglo, era una pareja rara.

-Eso lo ha dicho usted veinte veces, pero ¿qué ha ocurrido hoy?

-Oiga, es que eso no lo sabe nadie todavía, yo digo mi parecer.

-Entonces cállese y no haga juicios temerarios.

-A mí me han dicho, empieza otra, que se lo oyeron contar a su hija, que al señor le dan ataques y temen que en uno se quede.

-Pero ustedes, ¿conocen a la familia, son vecinas del bloque?

-No, vivimos tres calles más arriba, pero esas cosas se saben, corre la voz.

-Perdone, es que no estoy puesta en estas faenas. Adiós.

-Qué antipática, ¿la conocía usted? porque yo no y dudo que sea del barrio.

-Parece que conoce usted a todo el mundo, señal de que frecuenta la calle.

-Por Dios, qué dice, si yo con la artrosis casi no salgo, es que se oyen los comentarios.

-Vamos, que cada barrio tiene su “telediario” o algo así. Ahora me explico lo que pasa, si nadie se ocupa de la vida ajena, es que se la cuentan.

Mientras tanto arriba en el piso 6º B aumenta la angustia, el hombre que está dentro no responde a las mil y una llamadas, los técnicos temen lo peor y deciden que un bombero se descuelgue desde la terraza superior para tratar de llamar a través del cristal su atención. Entre los eficientes bomberos también hay un diálogo.

-¿Quién va a realizar el trabajo? pregunta el jefe de grupo.

-Robles es el que más experiencia tiene en casos de este tipo.

-Pero acaba de incorporarse después de una lesión importante, es arriesgado.

-Yo me ofrezco voluntario, dice Sánchez.

-Adelante, ordena el jefe de grupo y ¡buena suerte!

La vecindad colabora facilitando la tarea. Al cabo de un cuarto de hora más o menos el bombero accede a la terraza y ve físicamente al hombre que buscan, los intercomunicadores empiezan a funcionar.

-¿Qué hay, Sánchez?

-Veo a un hombre sentado ante una mesa, aparentemente leyendo.

-Llame su atención con golpes.

-No responde a ese estímulo, ni al más fuerte.

-De acuerdo, recurriremos al luminoso, le mandamos un foco.

-Me parece lo más oportuno, adelante.

Aparece en la terraza otro bombero con un foco de tamaño considerable que hábilmente hace llegar a su compañero al mismo tiempo que le pregunta:

-¿Encuentras normal el color de la cara?

-Yo creo que sí, parece muy concentrado en lo que lee simplemente.

-Más vale que sea así, estoy cansado de ver cosas desagradables.

-Tienes razón. Voy a probar con la luz y terminamos.

Se acerca a la ventana, enciende el foco y hace que el potente haz de luz que emite caiga directamente sobre el libro que nuestro hombre sostiene en las manos apoyadas sobre la mesa. Al deslumbrarle la luz, parpadea y mira, como desorientado, alrededor. Sánchez suspira con alivio y comunica con su grupo.

-¿Qué aspecto presenta?

– Se encuentra en perfectas condiciones, por lo menos aparentemente.

-El grupo que ha estado pendiente del rescate aplaude.

-Robles, por favor, diga a la familia lo ocurrido y que suban al piso.

-De acuerdo, jefe.

-Méndez y Díaz, acompáñenlos para protegerlos de los curiosos.

Los servicios sanitarios y policía se acercan a los bomberos, los felicitan y todos juntos se dirigen al piso 6º B. Veamos como termina el suceso. En el ya famoso piso tienen lugar dos hechos bien distintos: el encuentro de nuestro protagonista, primero con el bombero y luego con su asustada e irritada familia, de todo lo cual no entiende nada.

En el primer caso, él lee tranquilamente y un molesto rayo de luz le interrumpe, se levanta un poco desorientado y ve un bombero en su terraza.

Ni por un momento se le ocurre pensar en fuego ni en peligro, él es ante todo educado, por eso abre la ventana y dice algo que puede parecer burla a quien está al tanto del caso.

-Buenos días, señor, ¿puedo ayudarle en algo?

-Disculpe, yo soy el que viene para ayudarle a usted.

-¡A mí!, estoy perfectamente, hecho un chaval.

– Más vale así, necesitará toda su energía para calmar a su familia.

-¿Yo? Si pasé la mañana leyendo ¿Qué hice mal?

-Dejarla tres horas sin poder entrar en casa y pensando si le habría pasado algo, no contestó ni al teléfono ni a las llamadas en la puerta.

Pálido y desencajado, abre la puerta de la terraza para que entre su salvador, que trata de animarle, porque todo se ha resuelto sin problemas, luego se dirige a la puerta de la calle, y se da cuenta entonces del error cometido.

Mientras tanto, en el descansillo, con sendas tazas de tila, que una buena vecina trajo, su mujer y su hija tratan de calmarse, no resulta fácil. Han sido tres horas de angustia, de incertidumbre, esta vez las va a escuchar, ya está bien de “jaimitadas”

De pronto oyen como tímidamente la cerradura da vueltas. El rellano está totalmente ocupado por vecinos, policía, bomberos y personal sanitario, todos hablan animadamente dando su impresión sobre el caso, pero al oír ruido en la puerta callan y miran hacia allí.

Nuestro hombre aparece en la puerta compungido, con cara triste y dolida, los ojos bajos, su actitud conmueve y más todavía cuando dice con voz temblorosa:

-Ha sido un acto reflejo, no me di cuenta y además me quité el “zonotote”.

-Paquita, pégame, mátame, pero no te disgustes. Olga, y tú  tampoco.

Y a todos ustedes, señores, les pido perdón por las molestias y les doy las gracias por su ayuda. Las dos mujeres olvidan sus palabras anteriores y le abrazan con ternura, los demás aplauden.

Una voz dice: ¿Qué tal un aperitivo aunque haya pasado la hora? Venga, contestan todos a coro.

Como epílogo, quiero decir que el hecho es real y que el “jaimito” es alguien muy querido para mí, aunque lo sea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una de Jaimito

  1. Soco dijo:

    Pues me parece genial, que quieres que te diga, que eres una artista y que debes continuar escribiendo. Luego leo el resto que ahora tengo que salir, Besos

Me encantaría saber qué te ha parecido este relato, puedes dejar un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s